sobre el estado del distrito

Jul 28, 2022 | Demandas y alegaciones, Distrito, Opinión, Ruido | 2 Comentarios

El pasado 13 de julio se celebró en el salón de plenos de la Junta Municipal de Chamberí el debate sobre el estado del distrito donde el gobierno municipal hace balance de su gestión y se somete al escrutinio del resto de partidos con representación municipal. Queremos aprovechar este debate para compartir con nuestros vecinos y vecinas la visión que desde ‘El Organillo’ tenemos de la situación en que se encuentra Chamberí.

En nuestra opinión son varios los problemas que afectan a nuestros barrios, de entre los cuales los más preocupantes serían los siguientes:

  • Ruido
  • Ocupación del espacio público
  • Suciedad

RUIDO

A su vez estos problemas vienen derivados por dos focos principales:

  1. Transporte
  2. Ocio y restauración

No debemos olvidar que Chamberí está atravesado por grandes vías de circulación, con alta densidad de tráfico. Todas las calles del perímetro del distrito son de varios carriles de circulación, un ejemplo lo tenemos con el Paseo de la Castellana; Raimundo Fernández Villaverde-Reina Victoria; Isaac Peral; Alberto Aguilera-Carranza-Sagasta-Génova.

Pero no solo. Cruzando el distrito tenemos otras muchas con varios carriles. Las más conflictivas son: Cea Bermúdez-José Abascal, Ríos Rosas-Filipinas, Santa Engracia, Bravo Murillo. Además del tráfico de paso de las calles señaladas (y otras), la actividad de Chamberí genera otro tráfico muy ruidoso.

Chamberí es un distrito en el que hay una considerable actividad laboral (empresas de servicio, ministerios, etc.) Y por encima de estas el sector del ocio y restauración que además del elevado tráfico de la clientela de esos locales, tanto en vehículos privados como en taxis y otros servicios privados supone un gran movimiento de vehículos de reparto y una alta cantidad de desperdicios que a su vez genera multitud de servicios de recogida de basura, vidrio, cartón, baldeo de calles, etc.

A estos factores debemos añadir el comercio y la consiguiente carga y descarga. En los últimos meses han abierto varios espacios “Dark store” con un continuo movimiento de vehículos de reparto (sobre todo motos) necesarios para este tipo de actividad.

OCUPACION DEL ESPACIO PUBLICO

Los locales de ocio ocupan gran cantidad de metros de espacio público. Muchas aceras se han convertido en intransitables al haber sido “colonizadas” por mesas, sillas, sombrillas, estufas, construcciones ligeras, carteles anunciadores, jardineras, etc. de los locales de hostelería. No sólo de ellos.

La calle y las aceras son una especie de prolongación del negocio del establecimiento principal y son usadas para todo tipo de actividad. Desde consumo en las terrazas hasta almacén del mobiliario de las mismas, sin que medie autorización.

Permitir que las terrazas estén perimetradas con cañizo, cristal o cualquier otro material y permitir que el mobiliario se apile en aceras, plazas y calzadas todas las horas del día todos los días del año, ha dado a los hosteleros una impresión de que ese espacio es suyo y ya no es público.

Miles de metros cuadrados (muchos más de los que aparecen en los datos del Ayuntamiento) son ocupados en nuestra ciudad sin que medie más que -en el mejor de los casos- una autorización por la que el ocupante paga una cuota anual que en la inmensa mayoría de las terrazas es de unos pocos euros al año por metro cuadrado.

Dejar el mobiliario en el espacio público no está permitido más que en escasas excepciones.

SUCIEDAD

La falta de limpieza de Chamberí es notoria. Los contenedores de cartón son una especie de basurero general que se vacían con poca regularidad y su perímetro se convierte en una montaña de basura.

Los contenedores de vidrio se rebosan porque los utilizan los bares para sus propios residuos, cuando deberían tener su propio contenedor del vidrio.

Lamentablemente es frecuente ver como clientela que una vez han cerrado los locales de ocio y restauración a altas horas de la madrugada hace sus necesidades en la calle.

El baldeo de calles es selectivo y así como algunas se baldean con frecuencia (por ejemplo Ponzano) otras no se baldean nunca (como por ejemplo Morejón que -además- es uno de los meaderos más frecuentados por la clientela de los bares cercanos).

RESUMIENDO

Todos los problemas van unidos porque en una ciudad hay interrelación entre las acciones.

En el proyecto de ciudad del Ayuntamiento (suponiendo que lo tenga) el centro de la vida no es la ciudadanía sino el negocio de determinados sectores a los que, además, no se les exigen responsabilidades en cumplir sus obligaciones de prevención del ruido, ocupación del espacio público y recogida de sus propios desechos.

2 Comentarios

  1. Teresa

    Si el confinamiento y las mascarillas ya no existen , las terrazas COVID deberían haber desaparecido hace tiempo . 2h de reloj para poder aparcar en mi zona . Para que pago tasa SER ? Para que ocupen los aparcamientos las terrazas COVID???
    Las OOMM SOBRE contaminación acústica deben modificarse . No se pueden dar ventajas al infractor y penalizar al que lo sufre . Unes al castigo del ruido , la rabia y la impotencia de ver cómo te chulean los infractores . No puede ser que la única forma de poner solución a esto , sean los juzgados y previo paso de años de calvario .
    Los contenedores son una llamada a depositar todo tipo de enseres y basura . Yo los eliminaría por completo y de no hacerlo ,tendrían que valorar muy bien su ubicación y no ponerlos frente a ventanas de dormitorios , como ha sido mi caso ( denunciado sin efecto )
    Espero que la ZPAE , sea un primer paso y sea de utilidad . Si no se hacen cumplir las normas no servirá de nada . Cambiar a hosteleros sin escrúpulos, a los incivicos y a borrachuzos es imposible y deben ver que existe la autoridad y las multas deben ser lo suficientemente altas para que no les compense . Es lo único que se entiende en este país : don dinero
    Se debe facilitar la vida de los que contribuimos con nuestros impuestos , no hacer de nuestra vida un infierno y con las VUT , vamos pir el mismo camino

    Responder
  2. Sonia

    Como socia de El Organillo, me siento muy defraudada por la inacción de las asociaciones vecinales. Creo que falta iniciativa y medidas contundentes. ¿Por qué no se recurre a instancias españolas y europeas ante la descarada perdida de derechos fundamentales de los ciudadanos para conceder beneficios a las empresas privadas y algún que otro comisionista?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar:

RETOMAMOS LOS TALLERES PRESENCIALES

Retomamos la actividad presencial en la asociación vecinal ‘El Organillo’ de Chamberí, esta vez con tres interesantes talleres: creación e investigación literaria y teatro de adultos impartidos por la periodista, comunicadora social, dramaturga y profesora Laura Bech...

PAUL NASCHY Y CHAMBERÍ

Sergio Molina hijo del recordado Paul Naschy y amigo de 'El Organillo' rememora el pasado chamberilero del cineasta El pasado 24 de mayo de 2022 se descubría en la casa de mis padres una placa en la que puede leerse "en esta casa vivió Paul Naschy, Jacinto Molina...