Una primera lectura de la nueva Ordenanza de Terrazas

Feb 7, 2022 | Asociación, Distrito, Participación vecinal, Ruido | 0 Comentarios

Tras una primera lectura de la nueva Ordenanza de Terrazas aprobada por el Ayuntamiento de Madrid el 31 de enero tenemos muchas dudas sobre su aplicación e interpretación.  La Ordenanza es confusa en algunas partes y cuando se planteen dudas, la interpretación la hará el Gobierno Municipal, con lo cual es todavía más importante tratar de clarificar y aclarar cómo debe aplicarse una ordenanza que, no nos olvidemos, se ha hecho a espaldas del vecindario y de las asociaciones vecinales.

Iremos informando en la medida que sepamos cómo ejercerán las medidas de control y sobre todo qué medios policiales, de inspección, etc. aplicará el Ayuntamiento de Madrid para hacerlo.

Lo primero que queremos hacer es agradecer el apoyo y la participación del vecindario a las propuestas y las acciones que hemos ido proponiendo para mejorar la situación de nuestros distrito.

Los últimos meses hemos peleado contra el ruido y la ocupación de aceras y plazas de aparcamiento. Sabemos que acabar con el ruido que sufrimos decenas de miles de vecinos es una meta difícil, casi un sueño. También sabemos que vivir con ruido es perjudicial para la salud física y mental. Por eso hay que seguir en la calle, en las instituciones, en los tribunales y donde haga falta, y seguir luchando hasta conseguir disminuir ese ruido a niveles compatibles con el descanso vecinal.

 

Factores generadores de ruido

En el distrito de Chamberí tenemos dos factores fundamentales generadores de ruido. Uno de ellos es el tráfico: el barrio tiene  vías con  varios carriles (por ejemplo la calle Bravo Murillo) y un volumen de tráfico que rara vez respeta los límites de velocidad legales.

El otro gran generador de ruido  son los locales de restauración y ocio. De un tiempo a esta parte, Chamberí se ha convertido en una zona de moda donde los bares y locales de ocio inundan cada esquina, y no han dejado de abrirse locales incluso durante la pandemia.  Los problemas ya los teníamos antes de la pandemia pero las normas del Ayuntamiento para apoyar a la hostelería, permitiendo la instalación de nuevas terrazas y ampliando las que había, han supuesto empeorar los niveles de ruido, saturar la ocupación de aceras y calzadas con mesas altas y bajas (el espacio público) y aumentar la suciedad hasta niveles nunca vistos hasta ahora. Si a eso sumamos la inoperancia municipal con el mal aparcamiento de los nuevos patinetes eléctricos, la consecuencia es que transitar por las aceras de nuestro barrio se ha convertido en un verdadero calvario, y no digamos ya para las personas con algún tipo de discapacidad visual o de otro tipo.

La vecindad de Chamberí hemos hecho miles de llamadas y escritos de denuncia por los incumplimientos de las normas de salud, horarios de cierre, instalación de más mobiliario del autorizado, suciedad, y ruido hasta altas horas. Hemos mandado cartas al Alcalde José Luis Martínez Almeida, y al Concejal de Chamberí del Partido Popular,  Francisco Javier Ramírez Caro, nos hemos manifestado, nos hemos concentrado frente a los plenos de las JUntas de Distrito, hemos participado en ellos y nos hemos manifestado dentro y fuera del Ayuntamiento:  todo para pedir respeto al derecho al descanso y a poder pasear por las calles, cosas de las que no disfrutamos en un barrio  donde las terrazas y el interés privado por encima de lo público ha crecido sin control.

La autorización de cientos de terrazas sobre plazas de aparcamiento, además de suponer graves problemas de ruido y de convivencia, ha privado a los vecinos de miles de plazas de aparcamiento.

La ampliación de las terrazas que ya existían antes de la pandemia (hasta duplicar los metros autorizados) han conseguido que actualmente sea imposible transitar por muchas aceras, y donde no había bastante sitio en aceras, permitieron que las ampliaciones se hiciesen sobre aparcamientos. Y ojo, tenemos que recordar que durante todo este periodo de tiempo, tanto las ampliaciones como la instalación de estas «Terrazas Covid» han sido gratuitas para los locales de ocio. ¿Acaso han gozado de estas ventajas otros negocios como peluquerías, ferreterías, tiendas de alimentación o tiendas de ropa?.

Resultado: invasión total del espacio público por parte de los intereses económicos privados.

Y con este panorama, la nueva Ordenanza no resuelve los problemas y ya veremos si no los agrava.

 

Algunas de las medidas que  deben tomar los hosteleros

1) Retirada de todas las terrazas instaladas en la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del Barrio de Gaztambide. Recuérdese que no todas las calles están afectadas. (Entendemos que de forma inmediata).
Las terrazas que tenían autorización antes de mayo de 2020 tendrán 6 meses para adaptarse a los requisitos de la Ordenanza.

2) Las ampliaciones de las que hemos hablado no están sujetas a la Ordenanza, por lo que esas ampliaciones deben retirarse, entendemos que de forma inmediata, en aplicación de las condiciones en que se concedieron. (Entendemos que de forma inmediata).

3) Retirada de algunas terrazas o trozos de las terrazas instaladas sobre plazas de aparcamiento: dependerá de que el Ayuntamiento considere si una calle o trozo de calle es “zona saturada”. (Entendemos que definirán las zonas saturadas en 2 meses). También dice que todas las terrazas de aparcamientos se retiran el 31 de diciembre de 2023.

4) La Ordenanza recoge una reducción de horario con la que no estamos de acuerdo. Pedimos que el horario se ajustase a la Ley de Ruido: es decir que las actividades ruidosas no se ejerzan más allá de las 23.00 horas.

5) Desarrollaremos una explicación más amplia en cuanto  en cuanto tengamos más claro  cómo piensa el Ayuntamiento poner en marcha lo aprobado. Os tendremos al tanto  en la web de la asociación www.elorganillo.org e iremos informando por correo y en nuestras redes sociales: Twitter , Facebook e Instagram. También ofreceremos información sobre lo que debe cumplir cada establecimiento (sonómetros, responsables de terraza, etc.), para que cada uno actuemos como consideremos conveniente.

Es necesario que no bajemos la guardia. Llamar a la policía o denunciar actuaciones de incumplimientos no es ser mal vecino o mal ciudadano, sino defensor de los derechos de vecinos, comerciantes y también  de aquellos hosteleros que sí cumplen las normas establecidas.

Os animamos a que nos enviéis cualquier información que consideréis de interés a nuestra dirección de correo electrónico contacto@elorganillo.org

También podéis contactarnos a través de nuestras redes sociales. Y esperamos contar con vuestra colaboración en la aplicación de la Ordenanza (que aunque no nos gusta debe aplicarse), en la pelea contra el ruido y en todas aquellas acciones que colaboren a mejorar Chamberí y a impulsar la construcción de un barrio más habitable, justo y solidario.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar:

RETOMAMOS LOS TALLERES PRESENCIALES

Retomamos la actividad presencial en la asociación vecinal ‘El Organillo’ de Chamberí, esta vez con tres interesantes talleres: creación e investigación literaria y teatro de adultos impartidos por la periodista, comunicadora social, dramaturga y profesora Laura Bech...

sobre el estado del distrito

El pasado 13 de julio se celebró en el salón de plenos de la Junta Municipal de Chamberí el debate sobre el estado del distrito donde el gobierno municipal hace balance de su gestión y se somete al escrutinio del resto de partidos con representación municipal....