EL MADRID DESAPARECIDO

Feb 3, 2021 | Cultura, Pasado | 0 Comentarios

A.R.

El Madrid desaparecido es un libro de María Isabel Gea publicado en 1992 por Ediciones la Librería. María Isabel Gea es autora de más de cuarenta títulos sobre Madrid y su historia, entre ellos Historia de los distritos de Madrid: Chamberí, en el 2002.

No es El Madrid desaparecido un libro de lectura, sino de un trabajo de investigación del que se ofrece un catálogo de edificios, plazas, jardines, etc que ya no existen, así como de vías públicas que no figuran en el callejero, unas porque han cambiado de nombre y otras porque se ha modificado el trazado viario, como es el caso de las calles que se eliminaron para dar lugar a la Gran Vía. Se facilita en lo posible su localización, no siempre fácil de precisar, para lo que se acompañan planos parciales en que se superpone al plano actual el espacio en que se encontraba cada elemento desaparecido. El libro se limita al término municipal anterior a las anexiones de los años 40 y 50, por lo que no incluye los distritos que antes eran pueblos, como Vallecas u Hortaleza.

Por lo que respecta a Chamberí, no podía faltar el Mercado de Olavide, derribado por voladura controlada el 2 de noviembre de 1974 tras cuatro décadas de existencia para construir el actual parque y debajo el aparcamiento subterráneo, y sobre el cual nuestro boletín publicó un artículo de Pedro Reig, Rescatando Olavide, en el número 10, de junio de 2017. Figuran asimismo El Laurel de Baco o la Fábrica Gal.

Otras desapariciones notables encontramos reseñadas en el libro:
El Hospital de Epidemias. Estuvo en el llamado Cerro del Pimiento, entre las actuales calles de Cea Bermúdez, Andrés Mellado, San Francisco de Sales y la Plaza de Cristo Rey. Dependía de la Diputación y constaba de un edificio central para capilla y almacenes y distintos pabellones para enfermos. Se inició la construcción en 1885, con motivo de una epidemia de cólera. Abandonadas las obras sin concluir, se retomaron más tarde por temor a una invasión de peste bubónica. Se utilizó para enfermos de tifus, hasta su cierre en 1905, motivado por la mala calidad de la construcción y los inconvenientes de su localización, aislado y entre desmontes, que obligaron a prolongar la calle Gaztambide. Tiempo después, el solar fue ocupado por viviendas para militares del Ejército del Aire.

Mucho más reciente es la desaparición de la Colonia Maudes, colonia de pequeños hoteles construidos en los años treinta para ayudantes y auxiliares de ingeniería y arquitectura, y que constaba de cinco calles interiores. Su desaparición se inició en los años setenta y concluyó en 1985. Su lugar lo ocupan los edificios Géminis I y Géminis II, entre las calles Raimundo Fernández Villaverde, Alonso Cano, Maudes y Alenza.

Lógicamente, se trata de un catálogo incompleto, porque la ciudad se transforma de continuo, y, como se dice en la introducción, muchísimas de las edificaciones citadas en sus libros por autores de tiempos pasados ya no existen. Una segunda edición, en 2003, añade numerosas desapariciones. Una reedición futura habría de incluir ausencias recientes, como las del Taller de Precisión de Artillería, el Campo de golf del Canal o el Polideportivo del Parque Móvil, algunas lamentables, otras, motivo de satisfacción; y también algún caso de edificio recuperado y vuelto a la vida, como el Frontón Beti-Jai.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar:

PAUL NASCHY Y CHAMBERÍ

Sergio Molina hijo del recordado Paul Naschy y amigo de 'El Organillo' rememora el pasado chamberilero del cineasta El pasado 24 de mayo de 2022 se descubría en la casa de mis padres una placa en la que puede leerse "en esta casa vivió Paul Naschy, Jacinto Molina...